A propósito de ‘Solo los ángeles tienen alas’

0 50

Mi infancia, como he reiterado en numerosas ocasiones, está asociada al cine más que a ninguna otra cosa. Incluso creo que mi obsesión por la síntesis y la estructura que tan bien recuerdan mis alumnos, posiblemente sea la consecuencia de contar a mis compañeros de colegio,los lunes, las historias que había visto el sábado o/y el domingo. Narrar aquellas historias suponía una exigencia de ordenación mental. A ello se añadía lo que apuntaba J.Marías en un artículo, el ejercicio de imaginación y deducción que presuponía entrar en el cine (los programas eran dobles y de sesión contínua) con la película ya iniciada. Y “Sólo los ángeles tienen alas” fue a los doce o trece años, uno de tantos films que compartí con mis amigos. Pero seguramente, porque no lo recuerdo con exactitud, me basé en las aventuras de unos temerarios aviadores en un pueblecito llamado Barranca, cuyo nombre nunca se me ha borrado. El valor que el director daba a la amistad y a la profesionalidad se me pasaron por alto como también la difícil sencillez de su realización.

solo los angeles tienen alasLo que sí recuerdo es que me gustó y entretuvo entonces y hoy me sigue entreteniendo al tiempo que la considero una obra maestra. Existe una tendencia a separar arte y entretenimiento y se utilizan estas palabras como si se refirieran a fenómenos opuestos y excluyentes. Pero si definimos arte y entretenimiento como algo que atrae y mantiene el interés y la atención del espectador, luego cómo se puede concebir una obra de arte que no sea entretenimiento?. El cine de Hollywood ha representado un tipo de arte que lamentablemente ya ha desaparecido, capaz de “hablar” a espectadores de todos los niveles sociales e intelectuales. Lo hicieron: “Amanecer”, “Rebeca”, “Perdición”, “La mujer del cuadro”…..y tantas otras obras de Ford, Walhs, Huston… y del propio H. Hawks, director de “Sólo los ángeles tienen alas”. Todos ellos, iniciados en el cine mudo que les ayudó a valorar la importancia de la imagen y de la elipsis y en unas circunstancias en que su trabajo tenía mucho de aventura y aventuras aparecen en muchas de sus películas. En pleno XXI cuando la aventura se ha teñido de interés, especulación y aparece ahogada por la tecnología, los que vivimos y gozamos con “El mundo en sus manos”, “Capitanes intrépidos”, “El halcón y la flecha”….soñamos y suspiramos por un romanticismo ajeno ya a nuestro tiempo.

“Sólo los ángeles tienen alas” tiene mucho de aventura pero importan también las relaciones que mantiene un grupo de aviadores. La película reúne los temas más importantes de su filmografía: La historia nos presenta a una sociedad de hombres, aviadores desencantados, náufragos de la vida, responsables de algo ocurrido en un pasado que prefieren no recordar, que se juegan la vida a diario; no en vano Hawks dijo: “El hombre en peligro es siempre el mejor tema”. No los dibuja como héroes sino como profesionales ( “cuando uno- dice el director- acepta una tarea hay que continuar con ella hasta el éxito o la muerte”). Forman un grupo hermético y autosuficiente, con sus propios valores y aislado del mundo exterior. El esquema se repite en otros de sus films, especialmente en “Hatari”. Entre sus valores hay dos que son constantes en su obra: la amistad y, como he dicho antes la profesionalidad.

solo los angeles tienen alas

La mujer, Bonnie (J.Arthur) y su aparición es nuestro instrumento de acceso, de iniciación a los valores del grupo y conocemos y nos adaptamos a su código a través de la adaptación que va experimentando ella y que se cierra con la secuencia posterior a la muerte de Joe, cuando Jeff (G.Grant), reprendido por Bonnie al comerse el filete que había encargado poco antes el fallecido, le replica: “Y quién es Joe?”. La obra, repito, resulta una reflexión sobre la condición humana: la profesionalidad, la actitud ante la muerte, la recuperación de la dignidad (preciosa la secuencia en la que el grupo “acepta” a Bartolomew, herido en el intento de salvar la vida al viejo amigo de Jeff), la amistad. Los amigos lo serán a pesar de los errore que cometan, de los defectos que tengan y de las debilidades que padezcan, el único código que el autor valora es el de la honestidad y lealtad.

  1. Hawks no ha sido un innovador pero tampoco un imitador. No ha creado ningún género pero ha firmado una obra maestra en cada uno de los que ha tocado: El western (“Río Bravo”), la comedia (“La fiera de mi niña”), el negro (“El sueño eterno”), el de aventuras (“Hatari”)….y lo hizo sin hablar nunca de sus films en términos de arte y con una puesta en escena sencilla e invisible, en las antípodas de lo que está de moda hoy, cuando la sencillez ha sido sustituida por la pretenciosidad.

Por  Jaime Llabrés Carbonell

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *