A proposito de…

Comentarios desactivados en A proposito de… 16

MÁS ALLÁ DE LA DUDA

Cuántas muertes más serán necesarias para darnos cuenta de que ya han sido demasiadas

 

El cine, a lo largo de su breve existencia, ha vampirizado todo lo que le puede dar vida. La pena de muerte ha sido el tema central de “Ejecución inminente”, “Pena de muerte”…como anteriormente lo fue de “Quiero vivir”. En España nuestro cáustico pero entrañable Berlanga, trató también el tema en “El Verdugo” con la originalidad de invertir el tratamiento normal y mostrarnos la pena de muerte desde el punto de vista no del ajusticiado sino de la mano ejecutora, un pobre hombre acuciado por las circunstancias familiares.

Más allá de la duda” de F. Lang cierra un círculo que había iniciado dos décadas antes con “Furia” su primer film en E.E.U.U. Producto epigonal de R.K.O. a punto de desaparecer, cuenta la historia de la maquinación que un editor y su yerno, novelista, traman para oponerse a la pena de muerte. A partir de una ejecución que ambos, como espectadores contemplan, discuten a- cerca de la inmoralidad de dicha pena y urden un plan en el que el novelista aparecerá como sospechoso de un crimen mientras el editor, con fotos y otras pruebas, mostrará ante el fiscal la arbitrariedad de la sentencia y su castigo: la pena de muerte. La película tiene el tema del periodismo como telón de fondo, periodismo que ya había tratado en “Gardenia azul” y más incisiva y desoladamente en “Mientras Nueva York duerme”, pero lo que de veras le interesa es el debate sobre la pena de muerte. Lang rueda la película en 1956, el mismo año que Hitchcock estrena “Falso culpable”.

Fritz Lang, ya desde su primera etapa en Alemania, con films como “Metropolis” y “M”, mostró unas constantes narrativas que se mantienen en su etapa americana: el falso culpable, las limitaciones y errores del sistema judicial (“Furia”),, los sentimientos de culpabilidad (“Los sobornados” y “El secreto tras la puerta”) y la fatalidad, presente en la mayoría de sus films y particularmente en este. Una fatalidad que, aunque a veces sirve para eludir un final trágico como sucede en “Match point” de W. Allen, otras enlaza el destino de sus protagonistas como sucede en “Extraños en un tren” o en la más reciente “Cruce de caminos”.

La película “Más allá de la duda”, mezcla de drama y thriller, es fiel a los códigos del cine negro de posguerra, su mejor época, en el que se retrata de una u otra forma los mejores temas de las relaciones humanas, las grandezas y miserias del ser humano. En definitiva, historias soterradas que proceden de nuestro lado más oculto. De lo que no cabe duda, es de que Fritz Lang no puede abordar un tema de una manera indiferente. Hasta una obra considerada menor como “Gardenia azul”, da una visión de la sociedad americana tan corrosiva como cualquier otra de las que dirigió.

En la película ya no hay héroes como sucede en “Los sobornados”, todos actúan por algún tipo de interés: el fiscal (su ambición política), el editor (el medio justifica el fin) y por supuesto el protagonista novelista. Con una puesta en escena prácticamente desnuda, la narración camina hacia su desenlace sin ningún tipo de digresión, todo al servicio del guión, y con lo mínimo imprescindible. El propio director ha reconocido al respecto: “fui pintor en París y tengo un don para visualizar las cosas”,no en vano rodea sus películas de un aspecto documental extraordinario”. Sin embargo ¿el film está marcado por la ambigüedad? . creo que no y si lo estuviera no haría sino acrecentar su habilidad para crear el debate.

Truffaut dijo en referencia al autor: “¿No es raro que todos los films americanos de F.Lang, aunque firmados por guionistas diferentes, y rodados por empresas diversas, cuenten aproximadamente la misma historia?” Con esas palabras se refería a Lang como auténtico AUTOR, consideración que todos sus compañeros de redacción de Cahiers du Cinema han compartido, de tal suerte que Goddard lo convirtió en protagonista de su película “El desprecio”(basada en una novela de A. Moravia) en la que interpreta a un renombrado director alemán: Fritz Lang.

Jaime Llabrés Carbonell